16 julio, 2019

Gran Cañón

EL GRAN CAÑÓN DEL COLORADO

En el Gran Cañón del Colorado la imagen de un atardecer no tiene nada que envidiarle a la imagen de un amanecer.  A Nina no le gusta mucho despertarse temprano, pero siempre lo hace cuando nos quedamos a dormir en el Gran Cañón. A primera hora de la mañana se puede pasear por el borde del precipicio cuando todavía no han llegado los turistas de la foto. 

En el Gran Cañón hay como mínimo dos tipos de turistas: los que hacen parada y foto y los que pasan el día en el parque. Los segundos son los que realmente disfrutan el Gran Cañón y a los primeros los llamamos los turistas de la foto. Estos turistas suelen llegar a partir de las nueve de la mañana y sobre las siete de la tarde los pocos que quedan fotografían la puesta de sol y luego desaparecen. 

A las ocho de la noche el parque queda a oscuras. No hay farolas que iluminen los caminitos que llevan a los pocos restaurantes y tiendas que todavía esta abiertos. Para moverse por el parque hay que utilizar una linterna.  Sí, dentro del parque hay restaurantes y tiendas, hasta un supermercado. Aunque nosotros y muchos otros visitantes hicimos la compra en el supermercado que había en Williams, una ciudad que te encuentras justo antes de entrar en la carretera que te lleva directamente al parque.

En el Gran Cañón de día se pueden realizar muchas actividades como por ejemplo excursiones en burro, en bicicleta o a pie que te permiten reconocer el parque de un modo mucho más exhaustivo.  Hay que tener en cuenta que como en la mayoría de los parques naturales de Estados Unidos apenas hay cobertura de móvil por lo que las excursiones hay que hacerlas con plano y brújula, a la antigua usanza.  Y eso, forma parte del encanto del Gran Cañón.  

VER VÍDEOS EN YOUTUBE

Jaume & Nina
Travel Bloggers